A 70 días de la declaración de la Pandemia del COVID-19 (Virus Sars-Cov-2), los pueblos indígenas de la región amazónica enfrentan la expansión de esta enfermedad contagiosa con poca capacidad asistencial médica instalada, con gobiernos locales limitados en términos de recursos y un escaso acceso a la información sobre cómo afrontarla. Además, esto ocurre en un espacio donde la actividad minera ilegal no se ha detenido y los garimpeiros se mueven a lo largo y ancho del territorio.