Los cuatro jueces de Vigilancia Penitenciaria de San Salvador y los del interior del país comenzaron este día a estudiar los casos de 557 reclusos que tienen más de 60 años de edad que pueden ser vulnerables a la pandemia COVID 19 por padecer de enfermedades terminales para evitar que puedan evitar al resto de la población reclusa. "Cada caso será analizado de manera separada, bajo la independencia judicial, por lo que los jueces tomarán en cuenta los dictámenes médicos, a efecto de valorar si...