Mark Cerny, el arquitecto de las consolas de Sony, ha ofrecido una entrevista al medio especializado Wired, en donde reveló importantes datos de la consola que aún no tiene nombre, por lo que se refirió a ella como “next generation” (nueva generación).

Lectura recomendada Cómo es el novedoso prototipo de Sony que podría ser el futuro del audio

Pablo Juárez Andrino

9 de enero de 2019 a las 02:34h

Al referirse a ella con ese nombre Cerny busca dejar en claro que no se trata de una actualización de la PS4, como ocurrió con la PS4 Pro; sino “una consola que no se limitará a añadir otra capa a las experiencias que ya tenemos, en lugar de eso, permitirá cambios fundamentales en lo que un juego puede ser”.

Una de las principales novedades que anunció el experto es la retrocompatibilidad, es decir que los juegos de la consola anterior, PS4, podrán jugarse en la consola de la nueva generación.

Este es un factor que podría convencer a los jugadores a adquirir la PS5 y quizás, sirva de aliciente para que los competidores de Sony en materia de videojuegos den el salto a la retrocompatibilidad para sus consolas.

Además, se confirmó que la nueva consola será compatible con el PSVR, el visor de realidad virtual de Sony.

Mejoras en la imagen

Dos anuncios que han generado bastante eco, respecto a la nueva consola de Sony son el hecho de que reproducirá imágenes en 8k y que incluirá una técnica de creación de imágenes llamada Ray tracing.

De acuerdo con el artículo de Wired, la nueva consola soporta las imágenes en 8k; sin embargo, aún no está claro si la consola realmente permitirá jugar en resolución 8k. Esto sería una verdadera revolución en el mundo de las consolas porque hasta la fecha el 4k aún no ha sido completamente asimilado ya que genera problemas de rendimiento y quienes juegan a esa resolución son una minoría.

Por otro lado, tendría más sentido que no signifique poder jugar a 8k, sino tener la opción de conectar la consola a una televisión 8K, la cual sería la encargada de hacer el “upscaling” desde contenidos y juegos en resolución 1080p o 4K.

En la actualidad jugar a 8K es una misión casi imposible incluso con las computadoras más potentes del mundo, por lo que es muy optimista pensar que la próxima generación de consolas podría ofrecer una experiencia de juego satisfactoria a esta resolución.

Algo que es más factible es el anuncio del Ray tracing o trazado de rayos, una tecnología que surgió por primera vez en 1968 y fue perfeccionada en 1979, pero no se había aplicado a los videojuegos.

Lea también: Por qué se convirtió la privacidad en factor de venta en el CES 2019

Se trata de una técnica de renderizado (proceso de interpretación que permite a un programa de computadora generar una imagen bidimensional a partir de un modelo tridimensional) que permite obtener gráficas con un realismo asombroso.

Esta tecnología es la que ha sido empleada por las grandes productoras de cine para crear los fotogramas de sus películas mediante CGI (imágenes generadas por computadora).

Esta tecnología se puede ver en las producciones de Pixar, Marvel o de cualquier otra productora que utilice CGI, estas imágenes están procesadas por medio de trazado de rayos.

Mejor sonido

También se ha dado a conocer que la nueva consola permitirá el audio en 3D, algo que Cerny considera que redefinirá lo que el sonido puede hacer en un videojuego.

“Como jugador, ha sido frustrante no notar apenas cambio entre el sonido de PlayStation 3 y PlayStation 4. Con la nueva consola, el sueño es poder mostrar cómo puede mejorar dramáticamente el audio cuando hay un hardware con mucha potencia de por medio”, señala el diseñado de consolas.

Con un mejor audio mejoraría la experiencia porque se incrementa la inmersión al jugar, gracias a que los sonidos se escuchan desde distintas direcciones sin requerir de un hardware externo, sino que funcionará a través de los altavoces del televisor, aunque Cerny recomienda utilizar auriculares.

Hardware de alta tecnología

Todas esas mejoras, según comenta el experto, se deben gracias al uso de hardware de última tecnología.

PS5 presentará una CPU (unidad central de procesamiento) y una GPU (unidad de procesamiento gráfico) mejoradas; además, la memoria del sistema será incrementada en tamaño y velocidad.

La consola tendrá un chip AMD como núcleo principal y la CPU estará basada en la tercera generación de la serie AMD Ryzen que contiene ocho núcleos de los nuevos 7nm Zen 2.

Mientras la GPU será una variante personalizada de la familia Navi de Radeon, y será compatible con el trazado de rayos, una característica que ninguna consola había sido capaz de implementar hasta la fecha.

Además, la consola incluirá un disco SSD (unidad de almacenamiento en estado sólido) que acortará considerablemente los tiempos de carga porque se incrementará la velocidad con que los juegos se renderizan.

Esta nueva consola no verá la luz este año, sino que se espera que sea lanzada hasta la mitad del 2020; sin embargo, medios internacionales refieren que muchos estudios de desarrollo de videojuegos ya han estado trabajando con la plataforma.

Además, señalan que Sony ha acelerado el proceso de entrega de kits de desarrollo a los estudios para que tengan acceso a todas las herramientas y haya el mayor número posible de juegos disponibles para la fecha de su lanzamiento.

Contenido relacionado

>CES 2019: cómo funciona la crema solar “eléctrica” que puedes untarte sin usar las manos

>¿John Lennon o Paul McCartney? Cómo las matemáticas dilucidaron qué miembro de The Beatles escribió In my life

>Cuatro predicciones tecnológicas de Julio Verne que podrían hacerse realidad en 2019