El presidente de Argentina, Alberto Fernández, confirmó que extenderá por dos semanas más la cuarentena nacional, por lo que el país trasandino se convertirá en la que tenga un confinamiento más largo en todo el mundo, superando a la que tuvo China en la ciudad de Wuhan.

"Vamos a prorrogar hasta el 7 de junio el ASPO (Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio). Vamos a seguir trabajando juntos como hasta ahora. Todos los que tienen un permiso hasta hoy van a caducar y deberán reinscribirse y volver al punto de origen y solo podrán ingresar los trabajadores que presten servicios esenciales", explicó el mandatario en una conferencia de prensa realizada en la Casa Rosada.