Era 28 de octubre de 2011. Elvis Stanley Delgado Ramos viaja indocumentado con rumbo a Estados Unidos. Su sueño se vio truncado después al caer de un tren en movimiento que se desplazaba por México. Tras el accidente tuvieron que amputarle el brazo derecho. Perder una de sus extremidades a sus 20 años desencadenó una crisis depresiva. Trató de suicidarse en tres ocasiones. Luego de estar apunto de matarse, Stanley encontró una motivación: el arte. “El arte no solo me...