Alberto Fernández anunció la extensión de la cuarentena hasta el domingo 7 de junio. La decisión coincide con jornadas en las que el número de casos confirmados del nuevo coronavirus COVID-19 en la Argentina se superan día a día. Con 718 positivos, este viernes se marcó un nuevo récord y el país superó la barrera de los 10 mil contagiados.

En sus palabras, el Presidente destacó: “Conseguimos resultados interesantes, en el día de ayer, en 19 provincias no hubo ningún caso de coronavirus". Alberto Fernández precisó que la tasa de incidencia de la Argentina se encuentra en 24.3, es decir los casos confirmados acumulados cada 100.000 habitantes y detalló que la tasa de mortalidad se ubica en 9.8, lo que respecta a fallecidos acumulados cada 100 mil habitantes.

El primer mandatario se refirió también a los tiempos de duplicación: “Sacando AMBA, corresponde a 33.7, mientras que si contamos esta región la cifra desciende a 13.4″. Respecto al área metropolitana, afirmó que “todos tendrán que renovar sus permisos de circulación”.

Tenemos una concentración del conflicto en los barrios populares, y allí vamos a concentrar nuestra atención y esfuerzo. El Presidente se dirigió directamente a los habitantes de los barrios vulnerables, en donde hoy se concentran la mayor cantidad de positivos: “Vamos a aumentar la cantidad de tests"y adelantó: “los casos van a subir, porque tenemos detectado donde está el virus, no sabemos dentro del espacio geográfico a cuántos ha infectado. Esto es parte de lo que esperábamos que ocurra, e implementaremos el test diagnóstico molecular que presentamos con Ginés (González García, ministro de Salud)”.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta precisó: “Fortaleceremos controles en los accesos de la Ciudad, restringiremos el transporte público para que estén a disposición únicamente de los trabajadores esenciales; sumaremos centros de testeos para los barrios vulnerables y limitaremos la actividad de comercios que concentran gran cantidad de personas”. Larreta adelantó: “mañana haremos una conferencia de prensa con los detalles”.

Axel Kicillof, gobernador de la provincia de Buenos Aires, advirtió: “la curva de contagios se está acelerando pero la cuarentena en Argentina salvó vidas, y lo continuará haciendo de aquí en adelante”. A su vez manifestó: “en la provincia duplicamos la cantidad de camas de terapia intensiva en dos meses”. Kicillof anunció que la cuarentena continuará sin cambios en el Gran Buenos Aires, el uso obligatorio de la app Cuidar para trabajadores esenciales y que no se permitirá la construcción.

En las últimas 24 horas fueron detectados 704 nuevos casos y 12 muertos en la Argentina, lo que representa un total de 11.353 infectados y 445 fallecidos. En un contexto en donde la curva de contagios parece crecer a un ritmo preocupante y no se visualiza un descenso en la pendiente, Infobae consultó a infectólogos para conocer sus visiones respecto a si el incremento reciente de casos incidió de manera determinante en la anunciada extensión de la cuarentena por dos semanas más:

Omar Sued, infectólogo y presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI):

La decisión de prolongar o no la cuarentena o flexibilizarla o no depende de muchos factores y es una decisión que toma el Presidente, sin embargo creo que con este incremento de casos hay que poner el foco activamente en poner a disposición de los distritos que tienen más casos todo el posible recurso que permita el diagnóstico y el aislamiento lo más rápido y precoz posible de las personas que están afectadas para que no haya más contagios.

Esto implica trabajar coordinadamente con Nación, con Ciudad de Buenos Aires y Provincia de Buenos Aires, en particular en las villas, barrios vulnerables, que son donde está el gran porcentaje de transmisión en estos momentos. Hay que fortalecer y reforzar la mirada, la atención, los recursos, el recurso humano, la capacidad de lugares de aislamiento y el acercamiento del programa detectAR en particular al Barrio 31 y al 11-14 que son los que tienen la carga más alta de nuevas infecciones.

Gabriela Piovano, médica infectóloga del Hospital Muñiz:

El incremento de casos debe estudiarse epidemiológicamente y ver si proviene de lugares donde solamente sucedió la flexibilización de la circulación, sabiendo que el incremento o no de casos se va a ver a 10 o 12 días de efectuada esa flexibilización, cosa que todavía no se han cumplido. Seguramente este incremento se debió a los lugares de concentración de la circulación como son las villas, los geriátricos, las cárceles y los institutos.

Tendríamos que estudiar este aumento, pero creo que se determinará que provienen de estos lugares y por lo cual no tienen que ver con la flexibilización de la cuarentena sino más vale con la falta de previsión de que esto iba a suceder en los barrios vulnerables y un abordaje más temprano sobre todo lo que tiene que ver con CABA.

Creo que si demostramos que el incremento de los casos tiene que ver con la flexibilización habrá que dar marcha atrás, por supuesto. Pero si llega a tener que ver con la falta de control y un abordaje coherente dentro de los barrios carenciados y populosos hay que ajustar entonces esa estrategia en estos lugares.

Roberto Chuit, médico infectólogo, director ejecutivo del Instituto de Investigaciones Epidemiológicas de la Academia Nacional de Medicina:

Lo que esperamos es que se produzcan dentro de este proceso o en esta curva picos de alarma, que son estos focos que se van a ir desarrollando y que tenemos que ir controlando. No creemos que mantener las actividades que se van manteniendo y este proceso de desarrollo de intervenciones dispare de manera exponencial el pico.

Hay dos condiciones que deben ser tenidas en cuenta. Primero: AMBA con Capital Federal es una unidad geográfica de funcionamiento, donde es muy difícil llevar adelante estas separaciones. Ya se demostró que el aislamiento producía impacto en este proceso. Si mejoramos nuestras estrategias en lo que es la búsqueda de los posibles positivas, vía las búsquedas virales y no de anticuerpos, vamos a poder desarrollar aislamientos de esos posibles transmisores y de esa forma controlar cada situación. Pero depende de cada condición.

Tenemos una buena noticia. Como país que estemos contando con angustia 700 casos por día, que hay 10 mil casos en total, miremos tan solo alrededor y veremos que tenemos buenas noticia y que el esfuerzo que estamos haciendo está teniendo resultado. No nos debemos asustar. Debemos ser precavidos y respetar al virus, seguir manteniendo las condiciones de seguridad de lo que es el distanciamiento físico, el uso del barbijo desde la raíz de la nariz hasta la pera y reforzar el lavado de manos.

Roberto Debbag, médico infectólogo pediatra, vicepresidente de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica:

La medida más efectiva para esta pandemia es el aislamiento social, es decir, la cuarentena. La cuarentena hace que las personas no estén en contacto con el virus, no se contagien. Lo que ocurre es que las cuarentenas no pueden ser eternas, entonces, las debilidades de las cuarentenas hacen que la gente se debilite y empiece a tener actividades no muy seguras, o se flexibilice a través de recomendaciones de apertura. Eso produce que haya circulación. La medida más eficaz es estar en su casa aislado. La segunda medida efectiva es el distanciamiento social. Estar a un metro y medio de las personas. La probabilidad de adquirir el virus siguiendo estas medidas es realmente muy baja.

Vamos a tener un pico pandémico y ese va a ser posiblemente dentro de tres o cuatro semanas. Ahora, ese pico pandémico esperemos que sea menor a la cantidad de casos que aparecían diariamente en España o Italia. Hicimos todo lo posible los argentinos, no solo el gobierno, para no merecernos un pico tan alto y estar mejor protegidos.

Lilian Testón, médica infectóloga, coordinadora del Departamento de Epidemiología y Control de Infecciones de FUNCEI:

Hay un pico en la aparición de casos, los cuales se duplican a mayor velocidad que en semanas anteriores. Más en CABA, por la mayor cantidad de testeos llevados a cabo. Lo que puede verse y escucharse en los hospitales es la falta de equipos de protección personal ante casos sospechosos y si bien se habló de la cantidad de camas y respiradores, para la epidemia de invierno no contamos con el recurso humano esencial. No veo viable que pueda existir una barrera sanitaria entre CABA por donde “descubrieron la circulación viral” por el aumento de casos en barrios emergentes y la provincia por el movimiento de trabajadores desde una zona a otra.

Tampoco se habla de lo que está sucediendo con los controles de las enfermedades crónicas en aquellos pacientes con comorbilidades ya que en la mayoría de las especialidades disminuyeron llamativamente las consultas. Esto también repercute en los controles y la vacunación de pacientes pediatricos.

SEGUÍ LEYENDO:

La cuarentena que se viene: mayores restricciones para circular en el AMBA y limitaciones a comercios en la Ciudad

Coronavirus en Argentina: junto a los gobernadores de los distritos más afectados, Alberto Fernández ultimó los detalles de la próxima fase de la cuarentena

Cuáles son las mayores contradicciones en Argentina y en el mundo con respecto al COVID-19