Los Yankees de Nueva York recibieron lo que parecen ser buenas noticias sobre sus últimos jugadores lesionados, algo que les ha perjudicado toda la campaña.

El manager Aaron Boone dijo el viernes que aunque Gary Sánchez sigue lidiando con rigidez en la ingle tiene esperanzas de verlo jugar nuevamente al final de la ronda regular y la postemporada. "Tenemos la esperanza de recuperarlo para el final de la temporada", dijo Boone sobre Sánchez, según Marly Rivera, de ESPN.

El jefe del dugout de los del Bronx describió la tensión en la ingle del careta similar a la que marcó al pelotero durante 16 juegos a principios del verano, pero en "un lugar ligeramente diferente", según Rivera.

En cuanto al bateador designado, Edwin Encarnación, el jefe del clubhouse se mostró optimista, pero no del todo, pues si bien su tensión oblicua se considera menor no hay garantía de que el veterano de 36 años pueda regresar. "Es incierto, pero no pierdo la fe".

Boone no pudo expresar un cronograma firme para la rehabilitación o el posible retorno de los jugadores, enfatizando que dependerá de cómo progresen este fin de semana. "Los próximos días pueden ser un factor determinante, pero tendremos que ver cómo responden (al tratamiento)", dijo.