Esta columna es un llamado a la ciudadanía, esa misma que busca mejorar el país, llevando a políticos dignos y capaces a la función pública, denunciando a corruptos y a todos aquellos que están en continua búsqueda de mejorar las instituciones del Estado sin temor a ser silenciados. No tengamos miedo de participar en política, no tengamos miedo de denunciar, de insistir y "poner el dedo" en la llaga de lo que no está correcto. A nuestros detractores, el mensaje para ellos es simple: ¡No nos van...