A través de un funcionario de la Cancillería, Israel le pidió a Alberto Fernández que durante su gobierno mantenga a Hezbollah en la lista de grupos terroristas, una iniciativa del Gobierno de Mauricio Macri, que en julio de este año, a 25 años del atentado contra la AMIA, creó el Registro Nacional de Personas y Organizaciones Sospechosas de Terrorismo (RENAPOST), una lista en la que figura la agrupación de origen libanés.

En el acto de despedida del embajador argentino en Tel Aviv, Mariano Caucino, el director General Adjunto para América Latina y el Caribe de la Cancillería israelí, Modi Ephraim aseguró que “pensamos que hay que dar seguimiento a la decisión del gobierno del presidente Mauricio Macri”.

En declaraciones a la Agencia Judía de Noticias (AJN), Ephraim agregó que “tenemos expectativa de seguir y profundizar excelentes relaciones que tenemos con la Argentina a partir de la asunción del nuevo gobierno. Por eso la decisión de enviar al ministro de Ciencia, Tecnología y Espacio”, Ofir Akunis, a la ceremonia de asunción de Alberto Fernández el 10 de diciembre.

Ephraim agregó sostuvo que mantener a Hezbollah en la lista de organizaciones terroristas “es un paso necesario para seguir la lucha contra el terrorismo. Más que nada porque es un país que sufrió tanto el terrorismo y que no tenemos duda que se puede seguir y trabajar junto con el nuevo gobierno argentino en este tema como en otros temas”.

“Entre ambos países, a lo largo de los años, se profundizó la cooperación en materia de agua, de agricultura, de seguridad, innovaciones, emprendimientos y otros. Seguir adelante y desarrollar estas relaciones es muy importante. Y por supuesto las dos comunidades, los judíos en la Argentina y los argentinos en Israel, son puente importante entre ambos países”, concluyó.

El tema volvió a la agenda de las discusiones políticas luego de que la especialista en seguridad y probable funcionaria en esa área durante la administración de Fernández, Sabina Frederic, dijera en declaraciones al diario Ámbito que la creación del registro en el que figura Hezbollah “una imposición de los Estados Unidos” y que el terrorismo “es un problema de la OTAN, no nuestro”.

En julio, el Gobierno oficializó la declaración de Hezbollah como una “organización terrorista” y ordenó el congelamiento de los activos de “entidades específicas del ala militar que integran la misma y líderes” de ese grupo.

La medida fue adoptada mediante la Unidad de Información Financiera (UIF), que instó a que el grupo extremista de origen libanés sea inscripto en el Registro Público de Personas o Entidades Vinculadas a Actos de Terrorismo y su Financiamiento.

Seguí leyendo:

Los hechos y atentados que definen a Hezbollah como un grupo terrorista