(CNN) — Kevin McAleenan, secretario interino de Seguridad Nacional desde abril y la cuarta persona en ocupar ese cargo desde que comenzó la presidencia de Trump, presentó su renuncia a la Casa Blanca el viernes, según le dijo una fuente a CNN.

Una fuente familiarizada con el pensamiento de McAleenan le dice a CNN que el secretario en funciones sintió que había logrado todo lo que podía, dada la realidad política de hoy, específicamente la improbabilidad de que cualquier acuerdo legislativo sobre inmigración ocurra en un año electoral.

Además, considerando el número de inmigrantes indocumentados detenidos o rechazados en la frontera que bajó por cuarto mes consecutivo —52.546 en septiembre, una caída del 65% desde mayo—, la falta de crisis está disuadiendo a los miembros del Congreso de actuar y comprometerse. McAleenan también tiene dos hijas jóvenes y una esposa con la que quiere pasar más tiempo.

El anuncio ha sido planeado durante semanas, dicen fuentes cercanas a McAleenan, y no tiene nada que ver con el escándalo de Ucrania en el que Trump y otros funcionarios del gabinete están actualmente enredados.

Una fuente cercana al proceso le dijo a CNN que los funcionarios de la Casa Blanca intentaron convencer a McAleenan de que no renunciara.

Fuentes cercanas a McAleenan insisten en que la decisión tiene más que ver con su sentimiento de haber hecho todo lo que puede hacer en el trabajo, así como con las frustraciones de alguien que percibe que su trabajo no es partidista y lo hace desde la perspectiva de un funcionario de la ley.

Trump tuiteó sobre la marcha de McAleenan. Escribió: “Kevin McAleenan ha hecho un trabajo excepcional como secretario interino de Seguridad Nacional (…) Kevin ahora, después de muchos años en el gobierno, quiere pasar más tiempo con su familia e ir al sector privado. ¡Felicitaciones Kevin, por un trabajo bien hecho! Voy a anunciar al nuevo secretario interino la próxima semana. ¡Muchos candidatos maravillosos!”.