Las jugadoras de la selección nacional de Estados Unidos, flamantes campeonas de la Copa del Mundo, dijeron que la mediación con la Federación de Futbol Estadounidense en su disputa sobre una paga equitativa ha fracasado.

Molly Levinson, que representa a las jugadoras en el conflicto, dijo en una declaración el miércoles que éstas desean un juicio.

"Llegamos a la mediación de esta semana con representantes de la federación llenas de esperanza”, dijo Levinson. “Hoy debemos concluir estas reuniones sumamente decepcionadas por la determinación de la federación de perpetuar condiciones y conductas fundamentalmente discriminatorias en el lugar de trabajo”.

La federación respondió que había esperado encontrar una solución, pero acusó a la representante de las jugadoras de “una actitud agresiva e improductiva”.

​"Nosotros valoramos a nuestras jugadoras y lo hemos demostrado continuamente, al proveerlas con compensación y respaldo que exceden a las de cualquier otro equipo de mujeres en el mundo”, dijo la federación en un comunicado.

En el programa "Good Morning America" de la cadena ABC el jueves, Megan Rapinoe, una de las jugadoras más reconocidas del equipo, dijo que “no aceptarán nada que no sea un pago equitativo”.

Las jugadoras se reunieron con los dirigentes de la federación esta semana durante la mediación, un mes después de festejar la conquista del título de la Copa del Mundial con un desfile bajo una lluvia de confeti por la avenida Broadway de Nueva York.

Las jugadoras demandaron a la federación en marzo, acusándola de discriminación de género institucionalizada diciendo que incluye compensaciones desiguales, en contraste a sus contrapartes en el equipo de hombres. La federación respondió que la paga y las prestaciones para los miembros del equipo de hombres y del equipo de mujeres, negociadas por gremios separados, no pueden ser comparadas y dijo que no había bases para las acusaciones de conducta ilegal.

Las dos partes acordaron una negociación mediada del asunto una vez concluyese la Copa del Mundo en Francia. Estados Unidos venció a Holanda en la final para ganar el título el mes pasado y los hinchas corearon “¡Paga Igual!”.

​SFRM